Un deporte donde sí somos potencia

A propósito del desastroso resultado obtenido por la ‘blanquirroja’ en La Paz, esta semana un peruano sí fue más que su contraparte boliviana y avanzó a cuartos de final del Reality/Competencia de la UFC, “The Ultimate Fighter Latinoamérica”.
Claudio Puelles ha demostrado el excelente nivel que tienen los peleadores que entrenan bajo la tutela de Ivan, “El Pitbull”, Iberico; recordemos que el último ganador del TUF fue Enrique Barzola, del mismo equipo. Chuck Liddell no se equivocó al reclutar a “el Niño” para integrar su escuadra en esta competencia, lo lanzó al ruedo y tras dominar la posición, con la espalda de su rival 100% tomada, aseguró un TKO que lo coloca entre los ocho candidatos en la lucha por ser el sucesor de “el Fuerte”.

 

Claudio Puelles (Foto: Depor.pe)

 

¿Es casualidad que durante el mes de agosto la máxima organización global de Artes Marciales Mixtas tenga a dos peruanos en el spotlight? ¡No lo es! Más allá de los dos peleadores nacionales antes citados existen otros nombres respetados a nivel internacional, es el caso de Diego Huerto, “Akita”, Martín Mollinedo y otros peleadores que han competido en eventos de prestigio como el Arena Tour argentino y Jungle Fight de Brasil. Dense una vuelta por Netflix y verán al mismo Akita citado como miembro de la elite de peleadores latinoamericanos en el documental que lleva por título: “Enter the Jungle”.

 

Martin Mollinedo – (Foto FFC / Latina.pe)

 

Como escena de artes marciales mixtas, tenemos más de una década de trayectoria y exponentes como Tony de Souza quien no solo pisó la UFC en su momento sino que además sumó al deporte con técnicas como la “corbata peruana”. La falta de promoción, difusión en medios masivos y la poca apuesta en general por el deporte ha consolidado una tradición “underground” pero de calidad que promete en cuanto nuevas figuras. El entusiasmo sobra, falta eso de lo que toda la vida carecemos, planificación.

 

Diego Huerto (Foto: Contaktomarcial.pe)

 

Seamos sinceros, no todo es triunfo y alegría en el MMA peruano, hay mucho trabajo por hacer, la inversión privada  todavía no mira con seriedad a las organizaciones y deportistas, los espacios para el montaje de los eventos son de bajísima calidad y muy limitados. Hoy por hoy, cuesta mucho llenar las butacas por más talento que encontremos en el cartel.
Como toda industria, necesita desarrollarse pero eso no sucederá hasta que quitemos la venda del fútbol de nuestros ojos y apostemos por que esto crezca en serio. No me mal interpreten, soy fan del fútbol a muerte e hincha por excelencia pero no puede ser el centro del universo deportivo. “Zapatero a tus zapatos”, dicen, somos una nación guerrera ya no tan futbolera, es tiempo de asumirlo.

“Good night, good fight.”

Fe de erratas: ante la observación de algunos lectores acerca de a qué me refiero cuando digo que somos potencia en MMA, hago la aclaración de que el título hace referencia a la calidad e nuestros deportistas que, en mi opinión personal, nos ubica a nivel de América del Sur como los segundos después de Brasil y terceros de América Latina después de Brasil y México respectivamente.