The International 2016 Battle Pass: Una segunda oportunidad.

blog_ti6_battle_pass

¡Ha llegado a una tienda cerca de usted! Ya está disponible (desde hace una semana) el nuevo Battle Pass para Dota 2, que incluye una enorme cantidad de beneficios y objetos, por un precio no tan escandaloso. Empezando en 32.50 soles, incluye una serie interesante de desbloqueables para el juego de Dota 2, además de preparar a la comunidad para el evento premier de Dota 2 profesional, The International, a llevarse a cabo en el mes de agosto en Seattle, Estados Unidos; pasando primero por los otros dos Majors: Manila y Frankfurt. Existen rumores de que este pase iba a ser lanzado hace un mes, a tiempo para el primer Major del año, pero dadas las circunstancias, se cree que Valve juzgó no hacerlo (no hablemos de Shanghai, fue un fiasco).

Entre la miríada de características que ofrece, hay una en particular que atrapó mi atención y que confieso, me hizo retornar al Dota 2. Agrega un modo de juego, en el que permite que obtengas un MMR nuevo, al menos hasta ahora se cree, para obtener un trofeo con dicho MMR al final de la presente temporada del pase, a fines de agosto. El MMR (matchmaking ranking o en español, clasificación de emparejamiento) es ese número con el que el juego te clasifica según tu nivel de habilidad (o al menos intenta reflejarlo) y el cual se usa para buscarte compañeros y rivales, cuando decide uno jugar Dota 2 de manera competitiva. Dicho sistema de puntos se conoce a nivel internacional como sistema Elo, en honor a su creador Arpad Elo, un ajedrecista norteamericano brillante, quien lo creó para poder clasificar a jugadores de ajedrez y poderlos emparejar en torneos nacionales de gran escala, sin que ocurran encuentros abusivos (por ejemplo, un Gran Maestro contra un niño de 10 años). Dicho brevemente, este sistema funciona así: Cuando uno se une al sistema clasificatorio por primera vez, el juego te pide que lleves a cabo un cierto número de partidas, tras lo cual te otorga un número de MMR. Durante ese número de juegos, mediante ciertos cálculos estadísticos, Dota 2 aproxima tu nivel MMR, a partir del cual puedes empezar a jugar contra rivales de tu nivel de juego. Cada vez que juegas una partida, cada jugador “pone en juego” o “apuesta” un cierto número de puntos MMR (entre 11 y 25, usualmente), que se pierden o se ganan, según uno haga lo correspondiente en la partida. Si ganas más partidas de las que pierdes, tu MMR subirá, emparejándote con jugadores de mejor habilidad. Si pierdes MMR, te emparejarán con jugadores de menor habilidad. Así, llegarás a un punto en el que te encuentres con jugadores de tu mismo nivel, en aras de disfrutar el juego.

Pero, seamos francos, para muchos el MMR es una trampa de ego. Y sobre todo en un país como el nuestro, donde preferimos creer en mentiras e ilusiones, a esforzarnos en buscar la verdad y los hechos (véase, campaña electoral actual), a menudo se oyen quejas sobre el MMR en Dota 2. A mi entender, el sistema de MMR actual en Dota 2 tiene una gran falla: Dependes del resto para mejorar tu ranking (o empeorarlo). Y en un país como el nuestro, donde NADIE colabora en el juego, es cierto que muchos han caído por debajo de lo que deberían quizás estar o por el contrario, han sido remolcados hacia niveles superiores por amigos de mejor habilidad. Por supuesto, los tipos de Valve no son ningunos idiotas (salve GabeN). Han implementado una gran cantidad de medidas inteligentes para tratar de reducir esto, entre las cuales se pueden mencionar algoritmos especiales para determinar tu ranking inicial (que son secretos, para evitar el abuso del sistema), MMRs distintos para clasificación solo y en grupo y sistemas de castigo para jugadores improductivos. Valve es una empresa gigantesca y solo llegas a serlo siendo muy inteligente y tomándote las cosas en serio (no en vano, su economista residente encargado de vigilar la salud del mercado de la comunidad, era Yanis Varoufakis). Sin embargo, siendo nosotros peruanos, conseguimos criollizar y sacarle la vuelta a cualquier sistema con el que nos encontremos. Y he aquí el daño: Los peruanos rara vez jugamos en equipo y dejamos que nuestros egos se interpongan. ¿Cuántas veces se han enfrentado a una partida que se vuelve tóxica en menos de 10 minutos? ¿Cuántas veces han hallado jugadores idiotas que no hacen más que escribir en el chat “asco” “niño rata” “wards”, cuando uno no hace lo que ellos quieren, así la partida se vaya por el desagüe? Y lo que me mantiene despierto por las noches y me ha quitado la fe en mis compatriotas, ¿Por qué diablos NADIE escoge support y terminamos con un equipo de 5 carriers?

Cuando analizo estas cosas, entiendo ciertas falencias de carácter que nos aquejan. Todos quieren la gloria y ser reconocidos (carry), pero nadie quiere trabajar duro para conseguir la victoria (support). Me divierte en exceso cuando soy juzgado (e insultado) en Dota 2 en base a mi relación kill/death (cuantos matas vs. cuantas veces te matan). Entiendo por esto que hay un pobre entendimiento del juego, sobre todo en MMRs bajos. Y eso hace que sea cada vez más difícil salir de MMRs bajos. Dota 2 es un juego en equipo. Y en un juego en equipo tu ego no tiene cabida. Deberíamos tener 5 personas peleándose por ser el support, no el carry. La comunicación debe primar (la buena comunicación, no el proferir insultos y sobretodo, que diablos haces poniéndote en cola para jugar en Estados Unidos, SI NO HABLAS INGLÉS). Y sobre todo (esto es bien importante), todos debemos ser capaces de adaptarnos a las circunstancias. Si estás perdiendo, debes cambiar de estrategia. Si tu estilo de juego es uno, debes adaptarte y amoldarte a tus compañeros, para compenetrarte con ellos. Después de todo, como dijo Einstein, hacer lo mismo siempre y esperar resultados distintos cada vez, es de idiotas.

El nuevo MMR que te otorga el Battle Pass es una segunda oportunidad, de esas raras que te otorga la vida. Pero no solo de cambiar tu MMR, sino también de ser una mejor persona. De dejar de quejarte y empezar a contribuir. De conversar, en vez de insultar. De surgir fomentando el mejoramiento y no arrastrar a todos al lodo, para sentirnos cómodos. Quisiera que la comunidad internacional nos viera mejor y no como lo que somos ahora. Enterremos aquella imagen que hemos creado (y de paso, a los “profesionales” quienes tanto muchos admiraron y después fueron sorprendidos siendo corruptos, como los políticos adultos) y seamos la mejor versión de nosotros mismos que podemos ser. Y para cerrar esto, como dijo alguna vez el rapero Nach: “Aquí solo el trabajo duro y los testículos dan títulos”.

Bibliografía:
Dota 2 Blog: The International 2016 Battle Pass
Wikipedia: Sistema de puntuación Elo
Yanis Varoufakis