“Savia”, la obra teatral que evoca una época poca conocida en el Perú

El Teatro La Plaza, ubicado en el Centro Comercial Larcomar, se ha caracterizado por poner en escena obras teatrales que superan las expectativas del público. En esta oportunidad, y como para cerrar el año con broche de oro, está poniendo en escena la obra “Savia”, de Luis Alberto León (La Cautiva) y dirigida por Chela de Ferrari.

El argumento de la obra toca una época no tan conocida por la mayoría de peruanos: la fiebre del caucho. En esa etapa, los que más sufrieron las consecuencias fueron los indígenas amazónicos, ya que fueron víctimas de violencia por parte de los empresarios caucheros. Al entrar en la sala, una de las cosas que nos llamó la atención fue que se ofrecía una exposición temática, de tal manera que los espectadores pueden interactuar e informarse un poco del contexto antes de comenzar la obra.

 

Savia narra sobre las últimas horas de Don Jesús (Leonardo Torres Vilar), un empresario cauchero que es cuidado por su enfermera Lalia (Patricia Barreto) mientras recibe la visita de tres mujeres (Cindy Díaz, Alejandra Bouroncle y Evelyn Allauca) que buscan recuperar sus cabezas antes de que llegue la muerte (Lucho Sandoval). Estas visitas lo atormentan a tan solo 2983 respiraciones del final. A la historia se suman los recuerdos de su madre (Fiorella De Ferrari), del Doctor Dupeyron (Ricardo Velásquez) y Mamá Rosa (Antonieta Pari), mujer indígena cuya savia tomó cuando era niño.

Esta obra no solo sirve a modo de entretenimiento, sino también buscan difundir una historia que muchas veces es ignorada por un gran porcentaje de la población, y puedan reflexionar sobre los hechos que ocurrieron en una determinada época para no permitir que se repita.

 

Savia se estrenó el 17 de octubre y se presenta hasta el 12 de diciembre, en el Teatro La Plaza de Larcomar. Las funciones van de jueves a martes a las 8 pm y domingos a las 7 pm. Las entradas ya están a la venta en Teleticket y en la boletería del teatro.

 



Gestora Social de profesión, escritora por diversión y sportlover por pasión. ¿Mi tarde perfecta? maratonear en Netflix o descubrir nuevos sonidos musicales, sobre todo de la escena local peruana.