La búsqueda del FBI en Mar-a-Lago ayuda a mostrar cómo ha cambiado el escrutinio de los documentos de Trump

En los meses previos al FBI Un movimiento dramático para ejecutar una orden de allanamiento Los funcionarios federales están cada vez más preocupados de que después de visitar la casa del expresidente Donald Trump en Florida, y abrir su caja fuerte para ver los artículos, Trump o sus abogados y asistentes no hayan devuelto todos los documentos y otros artículos que, de hecho, eran propiedad del gobierno. Bien versado en debates.

Cuando Trump devolvió los materiales a los Archivos Nacionales hace siete meses, los funcionarios sospecharon que el expresidente o alguien cercano a él tenía los registros confidenciales. uno sin embargo investigación judicial Manejo de 15 cajas de artículos enviados al club privado y residencia del expresidente en los últimos días de su administración.

En el debate de meses sobre el asunto, algunos funcionarios sospecharon en ocasiones que los representantes de Trump no estaban diciendo la verdad, dijeron personas familiarizadas con el asunto, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir la investigación en curso.

El martes, un abogado de Trump dijo que los agentes que habían traído una orden judicial aprobada a Mar-a-Lago un día antes se habían llevado 12 cajas más después de realizar una búsqueda.

Garland prometió despolitizar la justicia. Luego, el FBI buscó en Mar-a-Lago

Funcionarios del Departamento de Justicia y del FBI visitaron Mar-a-Lago esta primavera, dijeron personas familiarizadas con la investigación. Reportado por primera vez por CNN. Los funcionarios hablaron con los representantes de Trump y examinaron una instalación de almacenamiento donde se guardaban los documentos, y expresaron su preocupación de que el expresidente o alguien cercano a él todavía tuviera artículos bajo custodia del gobierno.

Durante ese tiempo, los funcionarios de los Archivos Nacionales contactaron agresivamente a personas en la órbita de Trump para exigir la devolución de documentos que creían que estaban cubiertos por la Ley de Registros Presidenciales, dijeron dos personas familiarizadas con las investigaciones. Al igual que otros, hablaron bajo condición de anonimato para discutir los detalles de la investigación.

La abogada de Trump, Christina Papp, dijo que sus abogados estaban en conversaciones con el Departamento de Justicia esta primavera sobre los artículos retenidos en Mar-a-Lago. Durante ese tiempo, el equipo legal del expresidente registró de dos a tres docenas de cajas en un área de almacenamiento, en busca de documentos que pudieran considerarse registros presidenciales y entregó varios artículos que podrían cumplir con la definición, dijo.

En junio, dijo Bob, él y el abogado de Trump, Evan Corcoran, se reunieron con Jay Pratt, jefe de la división de contrainteligencia y control de exportaciones del Departamento de Justicia, junto con varios otros investigadores. Trump detuvo la reunión cuando comenzó a saludar a los investigadores, pero no fue entrevistado. Los fiscales mostraron las cajas a los funcionarios federales, y Pratt y otros observaron los artículos durante un rato.

Bob dijo que los funcionarios del Departamento de Justicia comentaron que no creían que la unidad de almacenamiento estuviera debidamente asegurada, por lo que los funcionarios de Trump agregaron un candado a la instalación. Cuando los agentes del FBI registraron la propiedad el lunes, agregó Popp, rompieron la cerradura de la puerta.

El FBI retiró alrededor de una docena de cajas almacenadas en el área de almacenamiento del sótano, dijo. Popp no ​​compartió la orden de registro dejada por los agentes, pero dijo que indicaba que los agentes estaban investigando posibles violaciones de las leyes relacionadas con el manejo de material clasificado y la Ley de Registros Presidenciales.

Los asistentes de Trump también se negaron a compartir la orden de allanamiento con The Washington Post.

¿Qué significa la búsqueda de Mar-a-Lago para Trump legalmente?

Trump anunció el lunes que el FBI había allanado Mar-a-Lago y buscado su protección, y condenó la medida como la última acción injusta contra él por parte del Departamento de Justicia y el FBI. Los portavoces de ambas compañías se negaron a comentar.

Cuando se le preguntó el martes si el expresidente o sus asesores retuvieron o falsificaron documentos, el portavoz de Trump, Taylor Pudovich, dijo que la medida del FBI «no solo no tiene precedentes, sino que es completamente innecesaria».

“El presidente Trump y sus representantes han hecho todo lo posible para comunicarse y cooperar con las agencias apropiadas”, dijo Budovich en un comunicado enviado por correo electrónico. «En el intento desesperado de los demócratas por aferrarse al poder, han cooptado a todo el movimiento conservador».

Un asesor que habló con Trump después de la búsqueda dijo que el expresidente estaba entusiasmado con el desarrollo, alardeando de cuántos republicanos lo apoyaban públicamente y que Trump pensó que la búsqueda lo ayudaría políticamente al final. El consultor habló bajo condición de anonimato para discutir conversaciones privadas.

Otro asesor, el ex vocero Jason Miller, dijo: «Mejora aún más su voluntad de dirigir la base republicana en su nombre».

Análisis: Donald Trump lleva mucho tiempo esperando este momento

Algunos de los asesores de Trump lo han instado a que libere la búsqueda del FBI en Mar-a-Lago lo antes posible, elevando su esperado anuncio de que se postulará para presidente en 2024. Pero Trump no se comprometió a hacerlo, según una persona con conocimiento directo de las conversaciones que habló bajo condición de anonimato para discutir intercambios privados.

Dos personas familiarizadas con la recuperación inicial de los artículos en Mar-a-Lago, que hablaron bajo condición de anonimato debido a la investigación en curso, dijeron que los archivistas creen que faltan los registros y sospechan que Trump los entregó todos. . A medida que la investigación ha cobrado impulso, algunos asesores de Trump han tratado de mantenerse al margen del tema por temor a que se convierta en una situación legal y política complicada, según personas familiarizadas con las discusiones, que hablaron bajo condición de anonimato para revelar conversaciones privadas.

Después de la búsqueda del lunes, los abogados cercanos a Trump buscaron el consejo o referencias de abogados de defensa criminal que pudieran representar a Trump, dijo una persona familiarizada con los abogados. Los fiscales dijeron que la orden estaba relacionada con acusaciones de que Trump retuvo información clasificada, según la persona.

Trump ya tiene varios abogados trabajando para él, pero no es raro que las personas que enfrentan investigaciones busquen abogados locales para ir a un distrito judicial en particular.

Algunos republicanos importantes se hacen eco de las afirmaciones infundadas de Trump que desacreditan la búsqueda del FBI

Docenas de partidarios de Trump acudieron en masa a Palm Beach el martes para mostrar su apoyo. Adrian Shochet, de 64 años, de Lake Worth, Fla., compró una escoba de $14, la ató a una bandera estadounidense y la agitó mientras estaba parado en un malecón con vista a parte de Mar-a-Lago.

«Tengo que salir y mostrarle al mundo entero que esto da miedo. Si pueden hacer esto, ¿qué sigue?». Dijo Shochet. «Era el polo opuesto de lo que pensaban que iban a obtener políticamente, porque estaba empoderando políticamente a la derecha».

Los automovilistas que pasaban gritaron en apoyo. Un hombre se paró en el puente, que cruza la vía fluvial costera, sosteniendo una bandera estadounidense al revés, ampliamente reconocida como un símbolo de su creencia de que el país estaba en peligro.

Pat Stewart, de 85 años, encontró una bandera de «Trump 2020» ondeando en su casa en Júpiter, Florida, que esperaba guardar hasta las próximas elecciones presidenciales. Durante las siguientes horas, estuvo de pie bajo el sol con un amigo de 85 años que visitaba Michigan, saludando a los automovilistas que pasaban.

“Estaba muy enojado, muy enojado y muy molesto de que nuestro gobierno le hiciera esto a un expresidente”, dijo Stewart. Aunque los asistentes dijeron que Trump estaba en Nueva York y esta semana en su club de golf y su casa en Bedminster, NJ, creía que estaba en Mar-a-Lago.

«Debería salir y anunciar que se postula para presidente», dijo Stewart.

Los agentes están realizando una búsqueda autorizada por la corte como parte de la investigación, dijo una persona familiarizada con la investigación. ¿Por qué documenta el estudio a largo plazo? -algunos de ellos de alto secreto- fueron llevados al club privado y a la casa del expresidente cuando Trump dejó el cargo en lugar de ser enviados a la Administración Nacional de Archivos y Registros. La Ley de Registros Presidenciales requiere la conservación de memorandos, cartas, memorandos, correos electrónicos, faxes y otras comunicaciones escritas relacionadas con los deberes oficiales del Presidente.

15 cajas: dentro del largo y extraño viaje de los registros clasificados de Trump

En enero, los Archivos Nacionales recuperaron 15 cajas de documentos y otros artículos de Mar-a-Lago. El entonces archivista de los Estados Unidos, David S. Ferrero dijo en un comunicado en febrero que los representantes de Trump «buscaban continuamente» registros adicionales.

Trump se resistió a entregar algunas de las cajas durante meses, dijeron algunos cercanos al presidente, y creía que muchos de los artículos eran de su propiedad personal y no del gobierno. Finalmente accedió a entregar algunos de los documentos, «dándoles lo que creía que se merecían», en palabras de un asesor.

Tim Craig en Palm Beach, Fla., contribuyó a este despacho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.