Reseña: Robin Hood

SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS estas advertidx 

Robin de Locksley o Robin Hood ha tenido innumerables adaptaciones en la literatura: poemas, cuentos y libros. Pero, recién en 1908 se llevó por primera vez a la pantalla en un cortometraje del cine mudo llamado Robin Hood and his Merry Men (Robin Hood y sus Hombres Alegres). Luego de 110 años y 41 adaptaciones, nos llega una nueva película del más famoso arquero de los bosques de Sherwood, dirigida por Otto Bathurst (Peaky Blinders, Criminal Justice) y protagonizada por Taron Egerton (Kingsman, Eddie The Eagle), Jamie Foxx (Ray, Django Unchained), Eve Hewson (Puente de Espías), Ben Mendelsohn (Batman el Caballero Oscuro, Rogue One: una historia de Star Wars) y Jamie Dornan (Cincuenta Sombras de Gray, María Antonieta).

Jamie Foxx como el Pequeño John y Taron Egerton como Robin Hood

 

Robin es un noble de Nottingham que lo tiene todo: juventud, dinero y el amor de Marian. Hasta que un día es enviado a la guerra de las cruzadas por cuatro años, donde ve horrores que lo empujan a ponerse en desacuerdo en el trato de los soldados hacia los prisioneros musulmanes, llegando incluso a tratar de detener la decapitación de uno, por lo cual lo expulsan y lo mandan de regreso a Nottingham. Al llegar se da con la sorpresa de que lo han declarado muerto, el sheriff a expropiado sus tierras y Marian se ha casado con otro.

Bathurst ha intentado darle un giro más moderno a la película, como en la vestimenta, o en la formación militar de los arqueros en la guerra (como si fuera un escuadrón de elite gringo), o en la escena del enfrentamiento entre la población disgustada con sus regentes y los soldados del sheriff, hace recordar a varias marchas modernas: armadura antimotines versus enmascarados con molotovs. Este intento de innovar la ya tan adaptada historia del ladrón que roba a los ricos para darle a los pobres, solo se ha quedado en buenas intenciones. Su gran falla son los personajes y el intento de abarcar demasiadas cosas en la historia.

Jamie Dornan es ‘Will Scarlet’ en ROBIN HOOD. Foto de: Larry Horricks.

 

Se suponía que el personaje de Jamie Foxx (El Pequeño John) es uno de los principales, pero es relegado a un segundo plano por el personaje de Marian, la cual es valiente y osada, pero carece de personalidad. El fraile Tuck debería ser el comic relief, pero termina cayendo pesado. En la historia original Will Scarlet es uno de los Merry Men, pero lo relegan a ser la competencia amorosa de Robin. Una grata sorpresa es el Sheriff de Nottingham, diferente al que estamos acostumbrados, con matices complejos haciendo que uno llegue (casi) a simpatizar con él. Y Robin no varía mucho del personaje original.

Algunas preguntas que deja la película: ¿Cómo puede el Pequeño John sobrevivir, lo que asumo son meses, prácticamente en la quilla del barco? ¿comerá ratas que se aventuraron por ahí? Todos sabemos que no puedes tomar agua de mar, ¿tomará su propia pis? ¿cómo es que puede caminar con total tranquilidad siendo él musulmán en una Inglaterra extremadamente cristiana que está en guerra con los musulmanes? ¿cómo es que el sheriff no se pregunta de dónde viene toda la plata de Robin? Le quito todas sus tierras y bienes, ¿en serio no se pregunta de dónde viene toda su plata? ¿cómo no se da cuenta que apenas Hood le roba, al día siguiente Robin ya tiene sacos para donar a la iglesia? ¿por qué le tiene tanta confianza solo después de un par de reuniones? Marion reparte sopa a los pobres y habló una vez en un mitin, ¿por qué los nobles la conocen? Una vez robado el libro de cuentas, ¿Tuck y Marion que pensaban hacer? ¿qué le paso a las páginas que escondió Marion en su casa? ¿se quemaron por el incendio? ¿regresaron a recoger esas páginas? ¿las van a utilizar para incriminar al cardenal? ¿en serio el final indica que van a hacer una secuela? Por favor no hagan una secuela.

Robin Hood, producida por Leonardo DiCaprio y Jennifer Davisson, ya se encuentra en todos los cines.