Reseña: Aquaman

SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS estas advertido.

Vayamos director al grano: la película es mala. Mejor está Batman vs Superman o hasta la olvidable película del Hombre de Acero, así de mala es Aquaman. Ubicada después de la Liga de la Justicia, nos cuenta la historia de cómo la reina de Atlántida, Atlanna (Nicole Kidman), es rescatada por el guardián de un faro, Thomas Curry (Temuera Morrison). Se enamoran y tienen como hijo a Arthur Curry (Jason Momoa), quien es súper fuerte y puede hablar con los peces. Atlanna se ve obligada a abandonar a su familia y regresar a los mares, le confía el cuidado y entrenamiento de Arthur a su consejero Nuidis Vulko (Willem Dafoe). Muchos años después, el medio hermano de Arthur, el rey Orm (Patrick Wilson), decide librar una guerra contra la superficie por la polución de los océanos, y Aquaman debe de enfrentarlo con la ayuda de Mera (Amber Heard) para reclamar el lugar que le corresponde como rey y así detener la guerra.

Amber Heard, James Wan y Jason Momoa

 

Lo que hace que la película sea tan mala es que trata de abarcar demasiadas cosas en poco tiempo, no profundiza en nada y llega a ser sosa. Algunas partes son clichés, cursis, llegando incluso a ser cringe. Los personajes o son unidimensionales o sobran. El villano, el Rey Orm, tiene motivos fuertes para odiar y atacar a la humanidad: la polución de los océanos. Lamentablemente este concepto no llega a desarrollarse mejor, y termina por ser un personaje típicamente malvado. El otro villano, Black Manta (Yahya Abdul-Mateen II), tiene un buen comienzo y luego pareciera que está solo porque sí.

Jason Momoa hace un buen papel, su personalidad la plasma en el protagonista, de tal manera que se vuelve un héroe muy carismático e identificable. El casting es bueno, pero no llegan a explotar el verdadero talento de algunos actores, como el de Willem Dafoe y de Nicole Kidman.

Si bien la película tiene muchas bajas, lo mejor es la reinvención del protagonista. Aquaman nunca ha sido uno de los superhéroes preferidos entre los clásicos que hay en DC Comics, muchas veces incluso ha sido el hazmerreír (pienso específicamente en Raj de Big Bang Theory y su disfraz de Aquaman con caballito de mar); el director James Wan (Saw, El Conjuro, Rápidos y Furiosos 7) le ha dado un giro más rudo, salvaje y épico. Se mantiene parte del clásico Aquaman con el traje naranja y verde, pero con un toque más realista y moderno: Arthur es de una ciudad real, Maine, y tiene ascendencia maorí (que podemos ver en sus tatuajes tribales y collar de jade pounamu toki); a diferencia del Aquaman de los comics que es rubio y blanco, este superhéroe es moreno y mestizo (cabe resaltar que lo mejorcito de la película es Jason Momoa sin polo).

Jason Momoa como Aquaman

 

Una de las razones por las cuales el Marvel Cinematic Universe (MCU) le ha ganado al DC Extended Universe (DCEU) en la competencia de películas blockbuster es, porque uno como audiencia puede identificarse con los personajes, incluso con los villanos. La gama de personajes es variada y compleja. Pero, hasta ahora DC no llega a ese proceso con sus personajes. Marvel sigue corriendo y DC Comics sigue dando tropiezos. La película es decepcionante pero ¿realmente esperábamos que fuera lo mejor de DC?

Aquaman ya se encuentra en todos los cines.

Puedes ver el haka que realiza Jason Momoa en la premier aquí:

Puedes ver el trailer aquí: