Reseña: A la Deriva, Una Extraordinaria Historia Real

Ambientada en los años 80, la película cuenta la historia real de Tami Oldham (Shailene Woodley) y Richard Sharp (Sam Claflin), y de cómo tienen que sobrevivir estando más de un mes a la deriva en el mar. Del director islandes Baltazar Kormákur, los guionistas Aaron y Jordan Kandell y parte de la producción por la misma Woodley. La película está basada en el libro biográfico Red Sky in Mourning: The True Story of love, loss and survival at Sea (Cielo Rojo en la mañana: Una verdadera historia de amor, perdida y supervivencia en el Mar), escrita por Tami Oldham y Susea McGearhart.

La historia es bastante simple y directa: dos jóvenes que se enamoran, a los dos les gusta viajar y los botes, hacen un viaje por altamar, se vuelca el velero y tienen que sobrevivir hasta llegar a tierra. Y en esa simplicidad es en lo que cae la película.

Sam Claflin and Shailene Woodley star in ADRIFT Courtesy of STXfilms

Para la historia se utiliza la narración paralela: como sobreviven y el recuerdo de cómo se conocen. Estos paralelismos mantienen el paso de la película, ya que el espectador quiere saber cómo Tami y Richard se encuentran en esa situación y como es que van a salir. Sin embargo, la historia de cómo se conocen y se enamoran, puede llegar a ser bastante simple, cursi y no se siente química entre los actores. Por otro lado, el relato de supervivencia llega ser enganchador por como la protagonista se las debe de ingeniar para no solo mantenerse viva ella, sino también mantener viva a su pareja, la supervivencia de los dos recae totalmente en ella y en su ingenio.Visualmente las mejores tomas son la de los protagonistas interactuando con el mar, cámara sumergida y enfocando a los actores nadando. La secuencia inicial es una toma ininterrumpida, y logra el objetivo de sumergir al espectador de frente en la acción, y mostrar la situación en la que se encuentra Tami.

El guion es bastante olvidable, es típico y predecible, lo que lo salva es el giro final.  La actuación de Shailene Woodley no es extraordinaria, pero tampoco te saca de la película. Por otro lado, la actuación de Sam Claflin es bastante plana y se siente que lo eligieron en el casting más por ser apuesto que por sus habilidades como actor.

¿Recomendaría esta película? La recomendaría por ser la extraordinaria historia real de la fortaleza que tiene esta mujer en sobrevivir, y no por una historia de amor sin química.




Gravityscan Badge